14 Jun 2019

La familia Pascual celebra 50 años de la compañía junto a los empleados de Castilla y León

Calidad Pascual no se entiende sin Aranda del Duero, una región considerada el corazón de la compañía, donde en 1969 un joven llamado Tomás Pascual compró una cooperativa de leche en quiebra. Después de 50 años, esta ciudad castellanoleonesa continúa siendo el motor industrial y el lugar elegido para celebrar sus bodas de oro. Al evento han acudido 1.200 empleados de Castilla y León, distribuidos entre el Complejo Industrial de Aranda de Duero, la granja de Fuentespina y las delegaciones comerciales de Valladolid y Aranda, además de empleados jubilados y otras personalidades relevantes para la compañía. Personas que han crecido junto a Calidad Pascual y su labor ha sido fundamental para el devenir de dicha empresa familiar.

El evento ha simulado un viaje realizado por la Primera Agencia de Viajes en el Tiempo, ‘Viaje Vital’, donde los trabajadores han podido vivenciar los inicios de la compañía, su etapa de crecimiento y los desafíos que le depara el futuro, a través de videos, intervenciones de la familia Pascual y testimonios de empleados.

El conductor del evento, el humorista Daniel de la Cámara, ha conversado con las tres generaciones de la familia Pascual, que han hablado de la evolución de la compañía durante este medio siglo, sin dejar de recordar a Don Tomás, un trabajador incansable, exigente e intuitivo.