Logo home Enlace a la home
7

Desayunos en familia

La alimentación es algo más que nutrirse, también tiene un papel social y gastronómico.

Algunos estudios* apuntan que solo un porcentaje pequeño de la población desayuna en familia (20%).

El desayuno en familia puede aportar muchos beneficios para toda la familia a diferentes niveles:

*Estudio "Descubriendo el momento desayuno" realizado por Calidad Pascual en marzo de 2018.

Refuerza el vínculo entre miembros de la familia

Puede ser un buen momento para compartir o charlar y arrancar el día con menos tensiones por las prisas matutinas.

Mejora los hábitos alimentarios

Tomarse un tiempo para desayunar sentados en la mesa facilita la elección de alimentos saludables, se toma más tiempo para comer con tranquilidad y masticar adecuadamente y fomenta la educación nutricional de los pequeños que tienden a imitar los comportamientos de los adultos.

Mejora la autonomía de los pequeños

Es un momento en el que cada miembro de la familia se ocupa de su alimentación, los más pequeños pueden comer solos y requerir ayuda solo cuando es necesario y los que son un poco mayores pueden participar en la preparación del desayuno.

Educa el paladar

Es recomendable que los niños se acostumbren al sabor natural de los alimentos y reduzcan el consumo de azúcar. Hacer este paso no siempre es sencillo, pero si lo hacen acompañados de la familia lo viven de un modo más natural (comparten la comida con otros miembros de la familia a los que ven disfrutar) y no como una imposición.

Previene a los niños de sufrir trastornos de la conducta alimentaria

Muchos estudios sostienen que cuantas más comidas se comparten en familia, menos riesgo de sufrir trastornos de la conducta alimentaria, tanto por exceso como la obesidad, como por deficiencia.

Ayuda a percibir mejor la sensación de plenitud

Cuando se come con tranquilidad somos más capaces de escuchar nuestro estómago e identificar cuando estamos saciados. De modo que se suelen hacer ingestas más apropiadas a nuestra necesidades y tener mejores digestiones.

Aumenta la aceptación de alimentos nuevos

La mejor forma de introducir alimentos nuevos o los que no son tan habituales en los niños es hacerlo en familia. Los padres tienen la capacidad de transmitir preferencias a sus hijos y crear patrones de alimentación. Normalmente no hace falta ni insistir, si un pequeño ve a sus padres disfrutar con un alimento va a tener la curiosidad de probarlo. Pero cabe recordar que los niños suelen necesitar probar un alimento nuevo hasta 7 veces hasta aceptarlo, así que paciencia y estimular que lo prueben más de una vez sin forzar.

En el apartado de recetas encontrarás muchas ideas diferentes de desayunos en familia para todos los gustos.
¡Te animamos a probarlos!

Pascual

Estas desactualizado

Es hora de actualizarse para poder visualizar correctamente la web de Calidad Pascual.

> Descarga Edge

> Descarga Google Chrome

> Descarga Firefox